Todo empieza por una venganza... Un nuevo trabajo, una nueva vida cimentada en la noche, un nuevo objetivo, la otra cara de su persona... Dinero, alcohol, drogas, sexo, hombres, stripper. Un mundo en el que nuestra potragonista estara metida solo y unicamente por una razón: Vengarse y encontrar la felicidad.















Muy Recomendada

sábado, 20 de noviembre de 2010

"Vida sin luz" Capitulo 13: Segunda parte

Entonces me acordé de que después de la cena cada uno tiene que dormir. Pero una cosa tenía clara, no quería dormir sola. Por nada del mundo y bueno…, ya que estábamos tan a gusto los dos abrazados desnudos, intenté pedirle rogante a Marcos que se quedara.
-        Esto…- intentaba buscar las palabras adecuadas para no parecer egoísta- Marcos… yo... Quería decirte algo.
-        Dime Michelle, ¿qué sucede?
-        Bueno veras, es que seguramente que ahora te vayas a tu casa a dormir y… bueno yo me tengo que quedar aquí sola y…- pero no pude seguir porque él me cortó.
-        Sshhh,- dijo poniendo su dedo en mis labios a modo de silencio- tranquila, se lo que insinúas- dijo mirándome a los ojos con nuestros rostros muy cerca- Si tu quieres me quedaré a dormir contigo preciosa, no quiero que te suceda nada y mucho menos que no duermas por miedo, así que si me dejas me quedaré así a tu lado toda la noche.
-        ¿¡En serio!?- dije llena de alegría y con  una sonrisa de niña en la cara.- ¡Pues claro que te dejo! Gracias cariño- grité mientras le abrazaba- gracias por no dejarme sola.
-        No me las des. Por ti haría eso y mucho más, ¿lo sabes no?- me preguntó sin dejar que le contestara pues seguidamente me besó profundamente.
-        Lo sé. Te quiero Marcos.
Y así fue como acabamos dormidos, abrazados, desnudos, con una sonrisa en nuestros labios, pero sobre todo logré olvidarme de aquel sms misterioso que tanto miedo me había producido.
Pero lo peor fue aquella pesadilla que tuve esa noche.  Estaba en una habitación oscura, atada, con una venda en los ojos, con una mordaza en la boca y sentada. Alguien se acercaba sigilosamente. No podía distinguir quién era pues tapaba su rostro con un pasamontañas para que solo se le vieran los ojos. Traía un cuchillo y se dirigía a mí muy deprisa. Yo pataleaba, lloraba, intentaba gritar. Llamaba a Marcos, pero nadie me escuchaba. De repente mi agresor me enseñaba mi móvil, exactamente ese sms que tanto pánico me daba volver a leer. Y sin pronunciar palabra justamente después, empezaba a rozar mi cuello con el filo de su cuchillo, a rasgarme las ropas. Restregaba su boca por todo mi cuerpo junto con el cuchillo, el cual me inmovilizaba. Sentía miedo, dolor, impotencia… De repente aquel hombre de negro se paró en seco delante mía, me miro por última vez y me dijo “Esto te lo mereces, por puta” y seguidamente me clavó el cuchillo en el estómago.
Desperté empapada de sudor, agitada y me incorporé rápidamente. Marcos había estado observándome y me miraba preocupado y sujetándome la espalda por detrás. Mi respiración agitada y mis ojos como platos, daban seña de aquella pesadilla.
-        ¿Estás bien Michelle? Ya esta, tranquilízate, solo fue una pesadilla.
-        Me va matar Marcos. No quiero morir, no quiero…- decía mientras comenzaba a llorar y le abrazaba fuertemente sintiendo protección.
-        Preciosa, no morirás, solo ha sido una pesadilla, estate tranquila. Yo estoy aquí. No dejaré que te ocurra nada malo ¿vale?- me preguntó mirándome profundamente a los ojos tras separarse de ese abrazo.
-        Está bien- dije tras sorber por la nariz.
-        Anda descansa un poco más que aún es pronto.
-        Pero no te vayas, quédate conmigo, por favor- le pedí rogante.
-        Tranquila preciosa, no me iré de aquí.
Y tras esto volví a abrazarme fuertemente al pecho de Marcos para poder dormir, mientras él me tranquilizaba tocándome el pelo y dándome pequeños besos en la cabeza. Así volví a dormirme tranquilamente sin nada que temer.
Cuando volví a abrir los ojos ya eran las nueve de la mañana y Marcos aun seguía dormido.
-        Pobrecito- pensé- no le he dejado dormir en toda la noche con mi pesadilla.
Era tan bello, tan hermoso, incluso dormido parecía un ángel. Me acerqué a él para rozarle los labios sigilosamente, con cautela para no despertarle. Pero fallé en mi intento y me correspondió aquel apasionado beso.
-        Mmm… que buen despertar- dijo abriendo lentamente los ojos- ¿Cómo estas princesa?
-        Mucho mejor, más tranquila gracias a ti. Seguro que no te debí dejar dormir anoche con mi pesadilla.
-        No digas bobadas, he dormido muy bien sobre todo cuando te contemplaba verte dormir- decía a risas.
Mis mejillas se sonrojaron y solo pude agradecerle su cariño con un beso casto en los labios.
Me levanté y me puse el pijama del cajón para estar por casa,  junto con mi bata. Mientras, Marcos se vestía y juntos recogimos la mesa de la cena de anoche, desayunamos y después me ayudo a hacer la cama. Era maravilloso, empezaba a quererle tanto, que sentía que le necesitaba por momentos.
Tras unas horas juntos en mi casa tuvo que marcharse, debía ir a su casa, recoger y pasarse por el hotel para terminar trabajo pendiente.
No quise agobiarle así que le dije que se marchara, aunque el insistía en quedarse por si tenía miedo. Me trataba como una princesa, lo agradecía, pero no quería ser egoísta. Al final le convencí aunque no del todo.
-        Bueno, como quieras, me voy, pero si pasa algo por pequeño que sea me llamas corriendo al móvil o a casa ¿vale? ¿prometido?
-        Prometido- dije con una sonrisa de enamorada en la cara.
-        Te quiero cielo, adiós- se despidió con un beso profundo y apasionado.
-        Adiós corazón.
Cerré la puerta y suspiré. Era demasiado bonito, aun seguía sin creerme que tuviera a un hombre así a mi lado. Me sentía como la princesa de ese cuento, con miedo a despertar de él un día y verlo todo al revés. Ahora era feliz, exceptuando aquel problema del sms oculto. Pero no quería volver a pensar en ello. Me ponía histérica cada vez que me venía a la mente la pesadilla de aquella noche.
En ese momento me acordé de Soraya. Tenía que llamarla y quedar con ella. Hacía mucho que no la veía y necesitaba también su compañía.
Así que decidida cogí el inalámbrico y marqué su número. Tras el segundo toque me lo cogió.
-        Hola nena.
-        Hola Soraya, ¿Cómo estás?- le pregunté.
-        Pues muy bien, no me quejo. ¿Y qué hay de ti Michelle? Que ya parece que me llamas menos- dijo riéndose y bromeando.
-        No digas tonterías. Te llamo igual. Sabes que de ti nunca me olvido tontina.
-        Lo sé, soy demasiado importante en tu vida- añadió riéndose.
-        Ya veo que no te hace falta abuela chica.
-        Ya ves que no Michelle.
-        Bueno, ¿tienes planes esta tarde?
-        Pues no, esta noche si, pero esta tarde tengo un hueco para ti si es lo que deseas saber.
-        ¡Serás creída!- dije riéndome- Así es, lo decía para vernos que hace mucho que no quedamos ¿te parece?
-        Si, si, lo veo bien. Donde, como, cuando, a qué hora…
-        Muchas preguntas nena- dije vacilándola- Elige tu.
-        Pues… a las 6, en tu casa y luego nos vamos a tomar algo. ¿Qué dices?
-        Pues digo que genial, aquí te espero fea.
-        Muy bien, hasta la tarde. Adiós Michelle.
-        Hasta luego Soraya.- me despedí.
Siempre tan vacilona ella. Me hacía sentirme bien con ese toque de humor.

****
(Marcos)
Salí de su casa con una sonrisa en la cara. Aquella noche a su lado había sido magnifica, la mejor que nunca había vivido desde hacía tiempo. Me entristecía verla preocupada, asustada, aterrorizada. Aquella pesadilla la alteró demasiado. No quiso contarme que había soñado, pero preferí no recordárselo para que no lo pasara peor. Solo me dediqué a abrazarla fuertemente, acariciarla y transmitirla seguridad, mi apoyo y mi calma. Así consiguió dormirse profundamente. Estaba tan linda cuando dormía, una preciosa escultura, una carita inocente. Aquella mujer me hacía el hombre más feliz del mundo teniéndome a su lado.
Tras despertarnos desayunamos juntos y seguidamente, la ayude a recoger. Sabía que tenía que marcharme a mi casa a terminar de recoger y pasarme por el trabajo, pero no quería dejarla sola. No ahora que estaba tan aterrorizada. Pero por mas que le insistí en quedarme, no quiso, pues así se sentía egoísta. Me dejo marchar, pero antes le recordé que me llamara con cualquier cosa. Y así fue como me encaminé con aquella felicidad a mi casa.
Aun no le había propuesto nada, tenía en mente estar aun más cerca los dos. Poder irnos a vivir juntos era algo que me encantaba. Pero pensé que a lo mejor aun sería pronto.
Después de recoger en casa, me dirigí al hotel. En realidad no tenía que hacer nada, pero quería dejar preparado el tema de mis vacaciones con Michelle. Unas cuantas llamadas telefónicas para tenerlo todo preparado  y así sorprender a mi dulce y hermosa princesita.
“Pareces un tío de quince años Marcos” -me decía mi conciencia. Pero no me importaba, al fin era feliz y quería hacerla feliz a ella también.
Mientras llamaba para reservar nuestra casita en la playa, sonó mi móvil. Le saqué inmediatamente del bolsillo y miré la pantalla. MICHELLE. Mi estómago subió de repente hasta la garganta. Rápidamente colgué al señor de la agencia que me hablaba por teléfono y me centré en aquella llamada de mi querida Michelle. Recordé mis palabras antes de salir de su casa: “Llámame si pasa algo ¿vale?” Empecé a preocuparme, algo malo ocurría. Sin pensármelo, descolgué el teléfono nervioso y agitado.
-        Michelle, ¿Estás bien? ¿Qué ha pasado?- le pregunté rápidamente y bastante preocupado.

4 comentarios:

  1. *_*
    me encanta!! Está perfecto!
    espero el siguiente pronto xq quiero saber k kiere michelleeee!!
    na enserio es fantastico!:)
    besitos!^^

    ResponderEliminar
  2. pero nena tu ves normal dejarme asi el capitulo???
    non no no no es normal
    porfavor k la pasa????
    kiero saberlooooo
    pronto el sigiente o me enfadare cn vosotras ajajaj
    seguir asi k lo aceis muy bien
    os kiero

    ResponderEliminar
  3. Me faltaba comentar, asik aki estoy!!!!! Ya sabes ke me encanta, no? No hace falta decirlo, no!!! xDDD Buneo, k espero el siguiente... ah, no, ke me toka a mi, jajaajaj!!! Pos nada, jajaja!!! Prontito el siguiente xikas, asik.. no m metais prisa k tengo historias por escribir, eh? xDDDD Un besote y cris... el capi.. desbordante, genial!!! Un besote, te Quierooo!!!!

    ResponderEliminar
  4. m encantoo nena como siempre genialll!!!!!!!! pobre Michelle con lo de la pesadilla, voy a leer ahora el q ha escritoo Beita xDD besitos a las dos os kerooo xDDD

    ResponderEliminar