Todo empieza por una venganza... Un nuevo trabajo, una nueva vida cimentada en la noche, un nuevo objetivo, la otra cara de su persona... Dinero, alcohol, drogas, sexo, hombres, stripper. Un mundo en el que nuestra potragonista estara metida solo y unicamente por una razón: Vengarse y encontrar la felicidad.















Muy Recomendada

sábado, 11 de diciembre de 2010

"Vida sin luz" Capitulo 15: Primera Parte

Mi corazón latía cada vez más deprisa. Volví a leer aquel sms. No podía creérmelo. ¿Otra vez? Mi cara de espanto y de susto alarmó a Soraya.
     -  ¿Ocurre algo nena?- me preguntó preocupada.
     - Esto… no… nada- intenté disimular. No quería preocupar a nadie más con ese tema. Bastante que Marcos ya estaba metido en esto.
¿Guardaespaldas? Ósea que parece ser que me está vigilando y sabe que Marcos me protege. ¡OH no! ¡Marcos! Espero que no le pase nada, no me lo perdonaría. Empezaba a preocuparme seriamente. No sabía si lo mejor era avisarle. ¿Y si por avisarle le pasa algo? ¿Y si le matan? No, no y no. Definitivamente no le avisaría, no quería que le ocurriese nada.
Desperté de mi ensimismamiento cuando la camarera llegó con nuestros cafés. Intente sonreír y aparentar normalidad. Soraya no pudo esperar más y me pregunto mi situación con Marcos.
       - Bueno bueno ¿me vas a contar eso hoy o mañana?- dijo impaciente e inclinándose a mí.
       - Hombre… pues si quieres, por mi mañana- dije en tono burlesco.
- ¡Suéltalo ya! O seré peor que un policía interrogando- comentó riéndose y aparentando enfado.
- Vale vale. Pues verás todo comenzó aquel viernes en el trabajo…- continué contándole toda la historia.
Poco a poco veía como la cara de Soraya era de sorpresa, se quedaba boquiabierta y con los ojos como platos.
- Y bueno pues ahora estamos saliendo juntos. Según él somos novios. Hoy le pedí que se quedará a dormir conmigo, no sé, me dio el venazo- mentí. No le iba a contar nada a Soraya del sms.
- ¡Oh! ¡Pero qué historia más bonita! Nena, parece de película. Sabía yo que al final caerías rendida a sus pies. Si es que es tan mono. Por lo que me cuentas es un buen hombre y parece ser que realmente te quiere a pesar de que llevéis juntos pocos días.- dijo con una mirada tierna y con un gesto muy gracioso.
- Gracias Soraya. La verdad que a mi aun me parece un sueño todo esto. No me puedo creer que exista una persona tan perfecta como él. Así que aprovechare el momento hasta que todo se vuelva a romper.- dije poniéndome algo triste.
- No digas bobadas Michelle. No puede pasarte lo mismo con todos. Además estoy segura que Marcos no es como los demás y siempre estará contigo cariño.
- Hace mucho que deje de creer en los finales felices. Me he acostumbrado a que todo lo que empieza se acaba- dije abatida y ensimismada.
- Pero cariño… Ais…- dijo a punto de rendirse- Por favor deja de pensar en eso y disfruta a la persona que tienes a tu lado en estos momentos porque te quiere y mucho.
       - Llevas razón Soraya. Gracias por animarme.
Así terminamos nuestra conversación. Me quede más tranquila incluso olvidé aquel sms que había recibido anteriormente.
Hablando y hablando nos dieron las nueve de la noche. Hora perfecta para llegar a casa y preparar la cena. Soraya me acompaño a casa mientras ella me contaba cómo le iba con su novio Alex.  Lo llevaba bastante bien y  su relación iba sobre ruedas. Para no volverse sola le llamó para que la recogiera en coche pues ya era de noche y no era plan que se marchara sola.
En pocos minutos Alex estaba allí enfrente de mi portal con su coche esperando a su novia. Había olvidado lo guapo que era. Hacía mucho que no le veía. Le saludé con la mano y el me devolvió el gesto. Seguidamente Soraya se despidió de mí y tras ello corrió al coche de su novio al cual saludó con un profundo beso. En cuanto el coche se marchó cogí las llaves y abrí la puerta. Pensé en Marcos, ¿habría llegado ya a casa? Deseaba que así fuera. Llegué a casa y cerré la puerta observando a mí alrededor.
-        ¿Hay alguien? ¿Marcos? Que raro aun no ha llegado. Bueno supongo que es pronto- me decía para mi misma.
Solté las llaves en la entrada y el bolso en el sofá. Me puse mis zapatillas de estar por casa. Saqué el móvil. Por un momento recordé el sms que me  había llegado esa misma tarde. Automáticamente mi respiración empezó a agitarse y el corazón me latía más rápido. Un cierto nerviosismo y preocupación empezaba a aflorar en mí. Miedo. Miedo al peligro que sufría yo, pero sobre todo, miedo al peligro que sufría Marcos por mi culpa. Agité la cabeza para desechar cualquier pensamiento o paranoia estúpida en mi mente. "¿Que va pasar Michelle? Nada, tampoco es para tanto. Seguro que es una simple broma de mal gusto. No te preocupes"- intentaba tranquilizarme a mi misma.
Para relajarme un poco y olvidarme de los problemas y preocupaciones decidí darme una ducha de agua bien caliente. Dejé el móvil en la mesita del salón y me dirigí al cuarto de baño.
Me quite la ropa rápidamente dejándola encima de la cama, para después entrar en el baño y meterme en la ducha. Abrí el grifo. El agua estaba helada, lo que me hizo dar un sobresalto. Esperé un rato. Caliente. Ya está. Me puse debajo del mango de la ducha dejando que el agua recorriera mi cabeza y todo mi cuerpo.
No sé cuanto tiempo estuve debajo del agua, con los ojos cerrados descansando de aquel día, lo que si sé es que no podía parar de pensar en aquel sms, de investigar quien estaría detrás de todo aquello. Pero sobretodo, no paraba de pensar en Marcos. Le quería, no me perdonaría que le pasara algo.
 Mi viaje por la ducha terminó cuando noté que mis dedos se arrugaban y se quedaban como una esponja. Decidí que ya era hora de salir. Apagué el grifo. Envolví mi cuerpo con una pequeña toalla que dejaba ver la mayor parte de mis piernas. Y cogí otra toalla de manos para enroscarla en mi pelo. Salí del baño descalza, frotando el pelo con la toalla para secarlo. Me vestí con un chándal cómodo pero bonito para estar en casa. Dejé mi pelo suelto para que se secara libremente y una vez vestida me dirigí al salón. Volví a mirar el móvil y el teléfono fijo buscando alguna señal de Marcos: llamada perdida, mensaje,etc. Nada, no hubo suerte.
Decidí matar el tiempo haciendo zapping en la televisión. Así que la encendí y la deje en un canal en el que emitían una peli no muy interesante. Aun así conseguí engancharme a aquella película.

Al cabo de unos minutos sentí el ruido de las llaves abriendo la cerradura de la puerta. Seguro que era Marcos, nadie más tenía las llaves de mi casa. Giré la cabeza atentamente hacía la puerta para comprobar que era él. La puerta se abrió lentamente, pero nadie asomaba la cabeza. Me levanté para abrir del todo y en ese instante Marcos apareció detrás de la puerta.
Pero mi sorpresa fue cuando vi su rostro. Su cara había sufrido varios golpes. Tenía el labio roto y la sangre dejaba ver la pequeña raja en su labio. Su ojo derecho estaba hinchado con un tono morado. Podía ver pero le costaba. Con la mano izquierda se tapaba el costado derecho con una expresión de verdadero dolor. Me asusté muchísimo y le hice pasar corriendo, cerrando la puerta enseguida. Empecé a alterarme y a preguntarle demasiado deprisa.
-        ¡Marcos! ¿Qué te ha pasado? ¿Quién te ha hecho esto cariño? Estas sangrando- dije intentando tocarle el labio, a lo que el hizo un gesto de dolor y retrocedió hacía atrás.
-        Nada, tranquila no es nada. Una pequeña discusión. No te preocupes cielo- dijo para intentar calmarme con una sonrisa en su cara.
-        ¿Qué no me preocupe? ¿Vienes con el labio sangrando y el ojo hinchado y me pides que no me preocupe? Quiero que me cuentes ahora mismo que ha pasado. Mientras te voy a curar eso. Siéntate.
-        No no, no hace falta Michelle, no te molestes. Si esto no es nada, de verdad.
-        ¡He dicho que te sientes y me lo cuentes!- le grité ya a punto de perder los nervios.
-        Va… vale. Tranquila. Yo me siento.- dijo con cara de susto.
Fui al baño a por el agua oxigenada, el betadine y algodón para curarle la herida del labio al menos. De camino al baño iba pensando que le podía haber pasado. ¿Y si mis paranoias eran ciertas? ¿Y si le han pegado por mi culpa? Entonces se me iluminó la bombilla. ¡El mensaje del móvil! Claro. Ahí estaba la clave. Marcos había sufrido las consecuencias por ser mi guardaespaldas. No, no y no. No podía soportar pensar en eso.
Volví al salón con todo lo necesario para curarle y ahí seguía él sentado en el sofá. Me senté a su lado y comencé a curarle el labio.
-        Ya puedes explicarme que ha pasado y quien te ha hecho esto, porque como no me lo cuentes me enfadaré- dije imponiéndome y bastante preocupada.
-        Ya te dicho que no ha sido nada. Simplemente estaba en mi despacho y alguien ha entrado sin llamar. Se dirigía a mi rápidamente y bastante enfadado y…- pero no le deje continuar.
-        Espera, espera. ¿Era un chico? ¿Pudiste reconocerlo?- pregunté demasiado deprisa y alterada.
-        Pues…, no sé. Creo que era un hombre pero no le reconocí, iba encapuchado y con la cara tapada- intentó explicarme.
-        Dios mío, no puede ser. ¿Y qué pasó después?- pregunté intrigada para confirmar mis sospechas.
-        Pues luego el tío se acercó y me dio un puñetazo en la cara. Le pregunté que le había echo yo para que me pegara y lo único que me contestó fue: “Eres un guardaespaldas al que tengo que eliminar rápidamente” y bueno yo…- le corté de nuevo.
-        ¿¿¡¡Qué!!?? No puede ser. ¿Eso te dijo?- grité realmente asustada y con la boca abierta.
Empezaba a temblarme la voz, mi respiración iba más deprisa de lo normal, empezaba a faltarme el aire, el corazón me latía a mil por hora y mi cabeza empezaba a darme vueltas. Me estaba dando un ataque de ansiedad al oír aquello. Pues tras esa frase confirme mis sospechas. Aquel hombre encapuchado era el emisor de todos esos sms que recibía.

5 comentarios:

  1. dioooos nena tanta espera a merecido la pena porfavor kiero el sigiente enserio k me lo as dejado interesante veras cuando ella le diga lo del mensaje y se k el sabe k a sido por eso.... esk ella no le deja terminar de ablar pobrecito no kiero k le pase nada... :( :( cn lo k el la kiere ufff
    espero el sigiente impaciente besos te kiero preciosa

    ResponderEliminar
  2. :O me encanta esta perfectisimo. Espero el siguiente prontito prontito eh!!Un beso!:)

    ResponderEliminar
  3. por favor cris!!!! No me has mandado el capi, o el poko kapi para echarle un vistazo!!! Me tienes abandonada!!! Esta vez.. te has lucido!! El capi esta genial!!! pobre marcos!!! Y Michelle me ha puesto negra, no le deja terminar!!! Arrgh!!! Bueno, cuando tengas el capi terminado, me lo pasas!!! Muaks, te kiero wapa!!!
    Chicas, me alegro que os guste!! Muaks OsQ

    ResponderEliminar