Todo empieza por una venganza... Un nuevo trabajo, una nueva vida cimentada en la noche, un nuevo objetivo, la otra cara de su persona... Dinero, alcohol, drogas, sexo, hombres, stripper. Un mundo en el que nuestra potragonista estara metida solo y unicamente por una razón: Vengarse y encontrar la felicidad.















Muy Recomendada

viernes, 3 de septiembre de 2010

"Vida Sin Luz" Capitulo 5: Segunda parte

No comí apenas, toda esta situación me estaba poniendo de los nervios y se me había quitado el apetito. Cuando terminé de recoger la cocina, cogí las cosas del trabajo y las ordené. Me fui a la habitación y aunque aún era pronto me puse como loca a rebuscar un modelo para esta noche.



- A ver Michelle, tienes que ir elegante, pero tampoco te pases que si no a Marcos se le cae la baba en el plato… Mmm... ¿largo o corto? No, no, corto. Tampoco voy de boda…- me decía a mi misma mientras pasaba las perchas de un lado hacía el otro.


Después de mucho pensar me decidí por un vestido entre un azul eléctrico, ajustado, corto por encima de las rodillas, de palabra de honor y con escote en pico. Tenía brillantes azules y verdes en la parte del pecho y un cinturón ajustado de raso azul en la cintura. A partir de ahí caía en vuelo. La verdad que aquel vestido me encantaba, pues me marcaba las curvas y estaba muy elegante. Quizás me pasaba, pero quería ponérmelo ya que tenía la ocasión. Lo coloqué encima de la cama, con cuidado de no arrugarlo. Escogí mis tacones plateados brillantes en punta. Eran unos taconazos enormes de casi diez centímetros con plataforma, pero preciosos. Y por último mi bolsito plateado de mano. Como haría frio saqué mi chal azul claro. No me cubriría mucho pero por lo menos algo hacía.


Después elegí las joyas que llevaría. Unos pendientes plateados de aro y una pulsera plateada con brillantes. No me hacía falta colgante pues con los brillantes del vestido ya sería mucho.


Me di una ducha anticipada y asi no tendría que correr y dejaría que el agua cayera por mi cabeza lentamente sin prisa. Salí con la toalla puesta y miré el reloj de la mesita.


Entre unas cosas y otras me dieron las siete. Aun tenía tiempo así que me puse a ver la tele un rato. Echaban una película de las típicas romanticonas que antes me encantaban pero ahora las odiaba. Todo eran cuentos fantasiosos… Cambié de canal hasta que encontré una triste de desamor. Esa era la mía, me quedé tan enganchada a la película que al no tener anuncios se me pasaron las horas volando. ¡Las nueve! ¡Dios mío! ¡Una hora!- dije mirando al reloj del salón. Salí disparada al baño para arreglarme el pelo. Me hice un semi recogido para que mi melena no tapara el hermoso vestido. Me maquillé, sombra azul en mis parpados, rímel que realzara mis pestañas, raya de color negro para destacar mis ojos verdes, un poco de colorete oscuro en los carrillos y pintalabios no muy rojo, que diera un tono sexy. ¿No es demasiado Michelle?- pensé- A ver si al final va caer rendido a tus pies con lo elegante que vas…- dije mirándome al espejo, colocándome el pelo y quitándome los restos sobrantes de pintalabios por las boceras.


Buah, daba igual, me gustaba verme bien, y asi se fastidiaría un poco viéndome y no pudiendo hacer nada…, porque… No va a hacer nada ¿verdad Michelle?- repetía mi conciencia una y otra vez. No, no, estaba claro que no iba liarme con mi jefe ni a tirármelo ni nada por el estilo, no quería más rollos liantes después de lo de Joseph.


Las nueve y media. Tenía media hora. Busqué un conjunto interior en el cajón y unas medias brillantes que resaltaran mis piernas. Cogí mis joyas y las coloqué adornando mis orejas y mi muñeca, pero añadí un aniño de plata que tenía que me encantaba y mi reloj plateado y blanco. Me lo puse todo y antes de ponerme el vestido prepare el bolso de mano. Eché el móvil, unos clínex, dinero y luego echaría las llaves. Ya no me cabía más, era un bolso realmente pequeño. Al final me iba a dar tiempo a todo, así que sin ninguna prisa cuando quedaban diez minutos me puse el vestido, los tacones y me eché el chal por encima. Me miré en el espejo una vez más. ¿Voy bien?- me preguntaba- ¿Le gustará a Marcos el vestido? ¡Pero bueno! Michelle, ¿en qué piensas? ¿Qué más da que le guste o no? ¿No quieres nada con él, verdad?- me decía mi conciencia.

                                                                Michelle


Claro que no, pero no entendía porque mi subconsciente pensaba en quedar bien con él y cuidar mi físico, mis palabras… mi todo.


“Ding Dong” ¡Dios mio! ¿Ya estaba aquí? Si que era puntual. Había llamado a la puerta del piso ya, por lo cual me supuse que el portal estaría abierto. Corrí hacia la puerta y le abrí.


Y allí estaba él, con esa sonrisa preciosa, con esa mirada tan tierna que siempre me echaba. Iba elegantísimo. Llevaba una camiseta ajustada a su cuerpo, de color roja y de manga larga pero remangada hasta la altura de los codos. Unos pantalones negros, del mismo color que sus zapatos. Se podía apreciar como llevaba los tres botones primeros de la camisa desabrochados lo que le daba un aspecto entre elegante y poco formal y un toque sexy. En el hombro llevaba una americana negra colgada, sujetada por su mano derecha. Realmente estaba guapísimo y me quede embobada viéndole aunque todo hay que decirlo, él se quedo casi boquiabierto al verme. Pasaron unos segundos hasta que los dos pudimos hablar y saludarnos.

                                                                 Marcos


- Ho.. Hola Michelle. Vaya… estas… guapísima- dijo mirándome de arriba abajo con una sonrisa en la cara aunque seguía sorprendido.


- Hola Marcos. Gracias, tu también lo estas y vienes muy elegante.- añadí con una sonrisa.


- Bueno, no más que tu, te lo aseguro. ¿Nos vamos?


- Claro, cojo el bolso y ya estoy lista.


Cogí el bolso de la habitación, apagué luces, las llaves y cerré la puerta.


La noche era oscura y el ambiente entre Marcos y yo un poco tenso al principio. Yo tenía miedo a hablar y meter la pata, pero él estaba feliz y contento de estar a mi lado. ¿Significaría algo eso?


Nos montamos en su BMW de color negro brillante, parecía… o nuevo, o recién lavado. Los asientos eran de cuero, beis y cómodos. Estaba muy bien cuidado. Por el camino apenas hablábamos. Solo la típica conversación de que tal, como estas, etc. Sin olvidar que cada dos por tres me recordaba lo guapa que estaba y me miraba de reojo mientras conducía. A veces pensaba que exageraba y que a ese paso nos íbamos a chocar porque me miraba más a mí que a la carretera.


En pocos minutos llegamos al restaurante. Él se bajo primero del coche y se apresuro a abrirme la puerta del copiloto, a modo caballeroso. Me tendió la mano para que pudiera agarrarme pero no se la cogí, me parecían demasiadas atenciones para ser solo mi jefe. No le dio importancia, pues era un hombre que nunca se rendía.


Entramos al restaurante que tenía las puertas automáticas. Me recordó a la vez que fui a comer con Joseph. Pero este sitio era más especial, no tan romántico, un sitio elegante, para todo tipo de personas, ya sea enamorados, cenas de funcionarios, etc. Tenía un ambiente tenue eso sí, un aroma a vainilla que lo hacía especial y me encantaba. En cada mesa había dos velas alumbrando y una carta. El recepcionista de la puerta nos indicó nuestra mesa, que por lo visto, Marcos había reservado especialmente para nosotros dos. ¿Sospechoso? ¿O no?


Llegamos a la mesa y Marcos retiro mi silla para que me sentara. Me senté y la acercó a la mesa muy caballeroso, demasiado diría yo… Una vez se sentó él, se me quedó mirando tiernamente durante unos segundos. Me sentí incomoda y le pregunté:


- ¿Qué pasa? ¿Es que tengo algo en el labio?- pregunté intentando averiguar por que me miraba asi.


- Jaja, no no es eso cariño, es que… te ves tan hermosa está noche… Te sienta perfecto ese vestido. Estás preciosa…


Aquellas palabras hicieron que me sonrojara y agachara la cabeza no sin antes darle las gracias.


No sabía que me pasaba pero Marcos… su mirada… sentía que lo que me dijo Soraya se cumpliría tarde o temprano. Pero no quería, no podía, tenía miedo, miedo a sufrir, ocultaba mis sentimientos, intentaba hacerme fuerte pensando que no necesitaba a ningún hombre a mi lado. Pero aquella clase de palabras me enternecían y hacían que ablandeciera mi corazón. Y eso que solo era un piropo, que ni si quiera sabía si lo decía en serio, aunque se notaba que lo decía con el corazón.


¡Aghh no! No quiero enamorarme, no puedo, no, no y no.- me repetía para mi misma.


- Michelle…- dijo cogiéndome la mano por encima de la mesa.- Veras yo… quería decirte…- pero en esos momentos la voz del camarero le interrumpió.




- Buenas noches señores, bienvenidos. ¿Qué desean tomar?- dijo el camarero inclinándose hacia nosotros con la libreta y el boli en la mano.



9 comentarios:

  1. aaaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!
    Volveeis a dejaarme con la intrigaa!!!!!!!"
    jajaajjaja me encantaa chicaaas un besazo!

    ResponderEliminar
  2. jajajajjajjaa
    Que inoportuno el camarero !! deseando el 6

    ResponderEliminar
  3. WAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAh!!!!!!! ke maaaaal!!!! el capitulo te kedo genial, ya lo sabes!!! ahora tengo yo la responsabilidad, jajajajaja!!! malaaaaa, pensaba que me dejarias mas tiempo, jajajaja!!!! pero bueno, te perdono!!!! aora la gente m dira a mi k kuando el 6º xD, y no tengo nada de tiempo!!!! escribiré pronto, lo prometo!!! besos wapos y wapas, gracias por leer, y... cris, te a kedado genial!!!! te kierooo

    ResponderEliminar
  4. ¬¬ k le kerria decir?KIERO SABERLO YA asike beita ya sabes...¬¬
    xDD
    na el capitulo esta superbien :)
    besitos!^^

    ResponderEliminar
  5. pero cristina como me lo dejas asi??? jajajaj
    me encanta, kiero saber k kiere marcos :(
    seguir asi wapas os kiero

    ResponderEliminar
  6. que, que que, QUEEEEEEEE le kiere decir????
    jajajaja por diooos, k malas sois

    ResponderEliminar
  7. Moneeeeeeeeeeeee wapaaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!!!! ay k alegria verte por akiii!!!!!!!!!!! xD snif, snif.. xD
    me alegro que os guste!!!! el siguiente lo escribo yo asik... a ver como keda!! disfrutar!! no somos malas, esk no tenemos tiempo ni imaginacion, bueno, cristina si, yo no!!! xD os kierooo!!!!!

    ResponderEliminar
  8. jajaj eres una exagera bea yo tenog la misma maginacion k tu xDD me alegro k os guste chicas ^^

    ResponderEliminar
  9. Crisss, anillo con "ll" no con "ñ" plis, q luego m pong a pensar con es, bueno es un pekeño fallo, pero aki lo mas importante es ¿QUE LE VA HA DECIRRR? jejeje, me voy a por el otro, q lo bueno esq los teng para leer los dos, por lo menos n m kedo con la dudaaa, jajaja, besitos os kkiero a las dos ya lo sabeis xDD

    ResponderEliminar