Todo empieza por una venganza... Un nuevo trabajo, una nueva vida cimentada en la noche, un nuevo objetivo, la otra cara de su persona... Dinero, alcohol, drogas, sexo, hombres, stripper. Un mundo en el que nuestra potragonista estara metida solo y unicamente por una razón: Vengarse y encontrar la felicidad.















Muy Recomendada

jueves, 9 de septiembre de 2010

"Vida Sin Luz" Capítulo 6 : Segunda Parte

- Me lo he pasado muy bien esta noche princesa- comentó Marcos primero. Yo no sabía ni cómo empezar a despedirme.


- Yo también. La cena estaba riquísima- volví a sonreírle falsamente.

- Si, muy rica. No se te olvide que mañana vamos de compras. Iremos cuando termines el turno y el tour durará cuando te hayas comprado todo lo que deseas- contestó casi en un susurro y con una de sus perfectas sonrisas. Yo solo asentí sonriéndole.

No quería ni pensar qué pasará mañana y menos, ahora. Espero que no se le ocurra besarme porque le doy un guantazo, aunque sea mi jefe. Hay algo… no se el qué, que me hace enternecer. Su sonrisa es cautivadora. ¿Pero qué estoy diciendo? Agité mi mente para borrar esos pensamientos. No estaba segura de nada, solo que me sentía confundida; como si una parte de mí se sintiera atraída por Marcos. Si lo pienso bien, ha sido el único que me ha demostrado cariño en estos momentos; aunque tomando en cuenta mi belleza como todos los demás. Me sentía rara, diferente. Tengo que reconocer que lo de Joseph no me afectaba ya, pero no sé si tenía Marcos algo que ver. ¡No, no! Será como todos; intentando conquistarme y cuando consiguen lo que quieren, se marchan. Con ese pensamiento, mi mente estaba un poco más aclarada; pero no mucho.

- Bueno, será mejor que me marche- intenté despedirme cortésmente, pues Marcos me miraba con ganas de hacer algo. Me entró miedo antes de que pudiera arrepentirme de algo y preferí hablar.

- Si… Descansa, ¿vale?- contestó con un poco de pena.

- Lo haré- le sonreí para quedar bien. Veía que él se acercaba lentamente y yo comenzaba a ponerme nerviosa. Cuando estaba muy cerca, me cogió la mano y me la besó sin romper el contacto visual de ambos. Yo estaba seria y él complacido.

- Buenas Noches- me susurró antes de incorporarse y de soltar mi mano. Sonrió y se marchó en dirección a su coche. Me quedé petrificada en el sitio hasta que arrancó el vehículo y se fue.

Entré en casa y me cambié de ropa para meterme directamente en la cama. Tenía todo recogido y andaba con sueño, asique no tenía nada más que hacer que dormir. Tardé bastante en dormirme. No paraba de darle vueltas a la cena, a lo que dijo mi amiga, a la situación, a los comportamientos… No sabía qué creer ni pensar. Por una parte está Marcos. Un hombre atento, guapo, cariñoso… Por otra parte está mi amiga Soraya, recordando sus palabras:

“Por lo que me has contado, tu jefe siente algo por ti”.

“Que sí. Tal y como te ha tratado cuando lloraste y darte los días en vez de tomar otra decisión está más que claro”.

Sacudí la cabeza repetidas veces y demasiado rápido; haciendo que me mareara un poco. Aun así, no conseguí sacar las palabras y la idea de mi cabeza.



Desperté como cada mañana, haciendo las cosas cronométricamente. No me había enterado de cuando me dormí. Tantas cosas en la cabeza, agotan a una. Después de desayunar y ducharme; me vestí y recogí un poco las cosas de casa. Cuando me quise dar cuenta, eran las siete y media pasadas.

- ¡Mierda!- pensé. Con los tacones y el bolso con mi uniforme a cuestas, me dirigí corriendo al metro. Por estar entretenida limpiando la casa, había perdido el tren. Tenía que esperar quince minutos hasta que pasara el siguiente. No llegaría a trabajar a mi hora. Nunca he llegado tarde en lo que llevaba trabajando en el hotel, lo que hacía que sintiera vergüenza al ser la primera vez que me sucedía.

Llegué al trabajo pasadas las ocho de la mañana. Cuando entré por la puerta, me fui directa al baño para no encontrarme a mi jefe; no siendo que me echara la bronca por llegar tarde. Todos los intentos fueron inútiles cuando al dejar mi ropa en la taquilla, venia directo hacia mí con cara de cabreo. Me temí lo peor.

- ¿Se te han pegado las sábanas esta mañana?- preguntó con un tono firme.

- No. Solo estuve limpiando la casa y se me pasó la hora. Cuando llegué al metro, el tren ya se había…

- No pasa nada, cielo- me interrumpió con voz dulce y agarrándome con sus dedos mí barbilla. Yo me quedé helada ante su reacción y su doble comportamiento.

- Eh… lo siento- me disculpé dudosa y apenada.

- No pasa nada, nunca llegas tarde. Si hoy ha pasado será porque te ha surgido algo, pero la próxima vez avisa- respondió sonriéndome.

- Está bien. Lo haré- sonreí forzosamente. Se despidió con un beso en la mejilla, demasiado cerca de la comisura de mis labios y se marchó.

Me quedé absorta por lo cerca que estuvo de darme un pequeño beso. Sacudí rápidamente la cabeza varias veces para quitar mi perplejidad y comencé a moverme a mi puesto de trabajo.

Pasaron las horas y cada vez estaba más cerca el final de mi turno. Con ello me invadía una ola de terror y pánico por lo que sucediera después. Salía a las cuatro de la tarde y no comería por ir de compras con mi jefe. Me reí. Al pensarlo, se veía absurdo que me fuera de compras con Marcos, comprándome todo lo que yo quisiese. Era una situación poco cómica, pero el pensar en ir los dos de compras como una pareja me hizo reír. También me vino una sensación extraña; la inseguridad. Salí de mis pensamientos cuando vi a Marcos acercarse a mí con una media sonrisa. Menos mal que no había nadie en la recepción, sino me echaría la bronca por estar ausente de nuevo; y no por Joseph precisamente.

- Cariño.

- ¿Si?- ¿qué querría ahora?

- Había pensado que tienes que comer. Podrías ir al comedor y después nos iríamos al tour, ¿qué te parece?

- Puedo comer en mi casa- interiormente estaba rezando para que me dejara ir y así encerrarme en mi habitación y no salir con él. Me invadió la pena al instante, ¿por qué?

- Perderíamos mucho tiempo. Es mejor que comas en el hotel y después dirigirnos directamente a las tiendas. No te preocupes, tardaremos lo que tú quieras- me sonrió. Se la devolví amablemente pero sin ninguna gana.

- ¿Tú no comes?

- Si tranquila. Voy a comer ahora. A ti aun te queda una hora para salir, asique aprovecho- volvió a sonreírme. Asentí con la cabeza y él se marchó.

Una hora más tarde... mi turno finalizó y fui a comer. Me apetecía algo ligero; creo que por los nervios no tenía mucha hambre y había un nudo en mi estómago. Terminé y cuando me dirigí a mi taquilla para buscar mi bolso y mi uniforme; ya que me había cambiado antes de entrar a comer, Marcos ya me estaba esperando en la puerta.

Fuimos al centro comercial; a las calles del centro donde había las mismas tiendas, pero aun así, daba igual. Me compré un montón de pantalones, minifaldas y camisetas. Compramos bolsos, chaquetas y zapatos. Todo lo que me gustaba o me sorprendía, Marcos me lo quitaba de las manos y me arrastraba hasta la caja para pagarlo. Todas las prendas me las había pagado él, no me dejaba pagar nada y yo me enfurecía; pero no sé por qué, siempre me sacaba una sonrisa. Estuvimos unas cuatro horas yendo de tienda en tienda y ya estaba agobiada, mareada y cansada. Decidimos dejar todas las bolsas en su coche y me invitó a tomar algo. Accedí inconscientemente sin pensar si querría o no, simplemente me apeteció. No paramos de charlar de cosas triviales, de nosotros, de lo bien que nos lo hemos pasado en el tour. No sé el motivo pero no parábamos de reír. Al poco rato de estar en el bar, llegamos a la conclusión de ir a ver un par de tiendas más por si se me había pasado alguna prenda. Daba igual si era de rebajas o de la nueva colección, el caso es que me lo compraba todo y me daba su opinión. Ya no mostraba ninguna mueca hacia nada porque fijo me lo cogía y no quería que se gastara más. Me paré en seco en la puerta, descansando por el ajetreo de la gente al moverse. Suspiré y cerré por un momento los ojos, apoyando la cabeza en el frio mármol. Al instante, noté unos labios posándose en los míos, con ternura y delicadeza. No frené ese beso, me pareció uno de los más románticos y maravillosos que me han dado; un beso de amor. Me seguía besando y abrí los ojos. Me quedé paralizada cuando capté que era Marcos y él se paró bruscamente cuando vio que me había dado cuenta.

9 comentarios:

  1. me encanta esta perfecto
    marcos es un cielo...
    me encanta como se porta cn ella
    y ella se lo merece
    seguir asi wapisimas
    k lo estais aciendo de lujo
    os kiero besos

    ResponderEliminar
  2. por fin el besóoooo!!!!!!!!! ya era horaa nnnn?¿, me encantooo el siguienteee prontoo Cris q te toca subir a tiii n¿? xDDD os kiero mis ninias :p

    ResponderEliminar
  3. mmm ¬¬ demasiado bonito se presenta esto eh xDDD
    nosenose..algo malo tendra k tener este xico digo yo..¬¬
    jajaja na el capitulo perfecto me encanta!besitos!^^

    ResponderEliminar
  4. Jajajajajajaaj!!! Marcos es un cielo!!! y si, ella se lo merece, pero bueno, ella ya se ve que está dudosa!!!! xD asik veremos k pasa!!!! xD
    manoli.... ya era hora del beso verdad¡? seguro k estabais esperando el beso en la despedida de la cena, no? pero no, os dejé con las ganas!!! xD lo siento!! jejejeje.
    Cathiee..... ke hago contigo? xD siempre chafando la felicidad eh? xD de momento es perfecto todo, pero... ya se ira viendo y aunk nadie es perfecto.. puede ser perfecto para alguien!!!! xD
    me alegro que de verdad os guste!!!! os kiero eh chicas? espero k el siguiente se escriba estando yo con cristina!!! muuuaks!!! bss

    ResponderEliminar
  5. nonono yo no xafo nada ¬¬ yo solo digo k eso es mu bonito algo raro tiene k tener ¬¬ ts..xDD
    tontakaa teeQ!^^

    ResponderEliminar
  6. ostras Beaaaaaaaaaaaaaa!! diooosss como a molaaoooo me tienes que explicar eso del beso por telefono que no ma quedao mu claro ajjaajja xD dios pero me encanta como lo has dejado, mejro dicho, como me lohas dejado ¬¬ a ver como lo sigo yo ahora eaaa ya sabes que hasta este finde no podre escribir este finde o la semana que viene jajaja me adelantas de nuevo niñaa! xD me encanto el capitulo tiaa te ha quedao genial aunque ya veo que te ha ocupado bastante jajaja tendre que hacer lo mismo en el siguiente mauahhaha xDD
    Cathie xDD que risa xDD sial verdad que pàrece extraño tanta felicidad sabiendo que sufre con cada tio que se la cruza en el camino, pero bueno puede ser una felicidad eterna o no, quien sabe? tendras que seguri leyendo.
    El beso Manoli... el beso que yo tb lo deseaba diooss ajjajaja pero en el momento mas inesperado a llegao eaa ajja si esk nuestra Bea... xDD tq guapaa pronto el 7 =)

    ResponderEliminar
  7. jajajajajajaja menudo testamento me has escrito mujer de dios!!!! xD jajajaja!!!! ya te explike por telefono y por si a alguien le keda duda, el beso fue cuando salió de la tienda, en la misma puerta del establecimiento!!!! xD yo te ayudare a seguir el capi 7 mi niña!!!! juntas podremos!!!!xD si, me ha ocupado 6 paginas!!! bueno, mejor dicho 5 y 1 cuarto !!!! xD
    el beso por fin llegó y.. ya se verá que pasa!!! ya se sabe ke la felicidad dura poko asik.... mientras le dure a la pobre michelle.... ke disfrute!!! un besazo wapaaa!!! te kiero mucho mi culiparda xD muaks!!!(te lo digo con cariño, eh?)

    ResponderEliminar
  8. *Programa de petación made in Sondra sigue su curso.. xD* hahaha esta muy chulo Bea!! Ya era hora de un beso!! ^^ La verdad es que Marcos cada vez me cae mejor :) Un beso chicas:


    Momobesos de peluche ♥.

    ResponderEliminar
  9. Estarás contenta Bea me he leído seis del tirón. Al principio ya pensaba que Marcos era gay pero ahora que le ha dado el pico a Michelle cambian las cosas. Pobre chica. Tampoco es que me fíe mucho de él. Con tantas atenciones, parece el prototipo de novio posesivo y manipulador.

    ResponderEliminar